Bodega el Capricho, un templo gastronómico

He estado en muchas restaurantes con estrella Michelín y puedo asegurar sin temor a equivocarme, que el mejor restaurante en el que he comido en mi vida es este, o por lo menos donde más satisfecho he salido. La sensación con la que uno sale de un restaurante es una conjunción de lo disfrutado con la expectativa y cuando uno piensa en El Capricho imagina que los chuletones van a ser de primer nivel, pero resulta que todo, absolutamente todo, es de primer nivel.

Antes de entrar en detalle y por eso de la expectativa me gustaría dejar claro que El Capricho, si apuestas por los productos Premium de la carta, es un sitio caro, en nuestro caso 230 euros dos personas y sin beber vino, por ello, cuando uno acude a un sitio como este tiene que tener claro que no va a ser barato, hay que saber a donde se va.

Desde que entras por la puerta se respira la pasión por el buey, un vistazo a la zona de las parrillas y los imponentes chuletones te pone en antecedentes y si tienes la suerte de que te sientan en una de las pequeñas cuevas del pasillo podrás disfrutar de una velada intima y romántica.

elcapricho2Con la carta en la mano nos dejamos aconsejar por el maitre que nos recomendó cecina de buey, sencillamente espectacular, nada que envidiarle al mejor jamón de bellota, carpaccio de buey, muy muy rico y un chuletón Premium que te presentan en la mesa antes de llevarlo a las parrillas. El nuestro de 1,3 kg, que evidentemente luego se ve reducido por la importante cantidad de grasa tanto la exterior como la infiltrada, pero grasa que hace que la carne tenga ese sabor tan especial.

Una vez pasado por la parrilla es el propio José Gordón el que te lo trincha en la mesa haciendo constantemente el corte en el sentido contrario de las fibras para que la carne tenga el sabor especial que el cuidado del buey en la finca y la maduración merecen.

elcapricho3Cuando saboreas la carne disfrutas de una sensación jamás conocida antes habiendo comido un chuletón, se deshace en la boca dejando el sabor a carne madurada que se prolonga en el paladar. Indescriptible con palabras.

Como remate los postres son excepcionales, en nuestro caso pedimos una tarta de queso para compartir. Con una textura más de flan que de tarta de queso al uso es un perfecto broche de oro a una velada magnífica.

Sinceramente si eres un amante de la gastronomía, El Capricho no solo es parada obligada si pasas por la Bañeza, es que merece la pena desplazarse incluso desde Madrid solo por ir a comer allí. Una experiencia 5 estrellas para los paladares más exquisitos. Espero volver pronto

Bodega el Capricho

Dirección: Paraje de la Vera s/n. 24767 Jiménez de Jamuz, León

Teléfono: 987 66 42 24

Web: www.bodegaelcapricho.com

elcapricho1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s